Educación y Cultura

Este blog está dedicado a la publicación de trabajos educativos hechos para el
ramo Principios de la Educación y para exposición de articulos relacionados con
la Educación y el acontecer educativo de nuestro país.

lunes, 12 de mayo de 2008

Por una sociedad educadora



Por: Prof. Sebastián Donoso Díaz

En el ámbito rural o urbano marginal, la educación del futuro será ventajosa para los niños, siempre y cuando se busque un trabajo coordinado entre los padres de familia, la municipalidad, la escuela, el gobierno nacional e incluso el sector privado. Cada uno de éstos actores puede y debe aportar para promover sostenidamente la educación en aquellas zonas de difícil acceso. Las responsabilidades compartidas abarcan: alimentación infantil, disponibilidad y mantenimiento del local, remuneraciones de los maestros y dotación de recursos materiales.


Ver así la educación es pensar en una sociedad educadora donde no sólo se le hace responsable a un actor, sino a la ínteractuación de todos aquellos que se encuentren íntimamente vinculados a la tarea de educar. En ese sentido la escuela por sí sola no puede transformar a la sociedad. Sin embargo, sí puede contribuir a que dicha transformación sea de calidad. La sociedad ha cometido el error de echarle en cara a la escuela la responsabilidad de todas las lacras morales con las que se convive en las calles. De ese modo, existe una actitud empecinada de culpas a la escuela como la causante de la inmoralidad que impera. Esta realidad es la que mayoritariamente se tiene en América Latina. Frente a ello, el reto educativo a futuro es propiciar una sociedad educadora donde todos nos hagamos responsables de la educación: profesores, padres de familia, directivos de escuelas, ciudadanos, empresarios, periodistas, profesionales en general, políticos y gobernantes. Todos ellos son educadores, aunque en mayor o menos medida, pero siempre las personas tenemos algo que aprender de los demás, y mucho de esto se ha perdido en Latinoamérica: el aprender del buen ejemplo, de las buenas prácticas.

Son siete los actores sociales claves para generar una sociedad educadora del siglo XXI: la escuela, la familia, la iglesia, la sociedad civil, los medios de comunicación, el Estado y el sector privado. Menciono a la iglesia porque no hay que dejar de reconocerle su invaluable obra sáciela, y dentro de ella el impulso de la educación. Antagónicamente, no puedo excluir a los medios de comunicación, quienes no sólo 6 mayoritariamente desinforman a los ciudadanos sino mal forman la conciencia de los niños y adolescentes. Por tanto, los padres de familia y educadores debemos vigilar para que los medios no atenten contra la dignidad humana, mucho menos si se trata de un niño. Son muchas las evidencias que llevan a señalar que la sociedad actual latinoamericana en vez de propiciar una educación coherente de la persona, la sume en el más hondo precipicio de la modorra ética e intelectual.
Si la educación se centra en la persona, la sociedad lo único que ha generado hasta ahora es odiarla no con la palabra, pero sí con los hechos. La sociedad se ha envuelto en las frívolas sábanas de la alevosía educativa. De ahí la importancia de construir una sociedad educadora a futuro, como mejor escenario para la formación de los niños.